Desde luego escribir en el blog, no mucho… Pero aburrir, no nos hemos aburrido.

Despeinada, exhausta y con alguna herida de guerra. Así acabé 2017.

Pero ya entrados en este nuevo año (con 14 días parece que ya llevemos mucho más en él), lo mejor es actualizar esa lista de propósitos que hemos hecho año tras año, y darles un poco más de estilo e incluso madurez…

Si algo he descubierto en 2017, es  que la vida va en serio. Y eso, a una persona tan ignorante y feliz como yo, cuanto menos le sorprende. ¡Qué mareo! ¡Qué pendientes! De repente estábamos arriba, de subidón, dándole al cava y apuntando sueños en una libreta (invisible, porque siempre nos la olvidamos). Y al día siguiente, o veces a las horas, en el más asqueroso barro. Pelo sucio, por la cara y revolcándonos en el fondo de la desdicha.

He recorrido París, Milán, Praga, Lyon, Londres… A veces sola, otras veces en compañía. He echado de menos a muchos amigos a los que no he podido dedicarles más tiempo. También ha habido gente a la que he echado de más.

Torbellinos de emociones que me han hecho aprender muuuuuuchas cosas que espero recordar. Las comparto con vosotros, por si alguna os puede servir.

1- La salud es lo primero. El pasado año se cargó a unos cuantos a mi alrededor. Por tanto, cuidémonos. Llámalo ir al gimnasio, a pádel,  a yoga o caminar con tu perro, pero hay que moverse.  Solo tenemos un cuerpo, y aunque reconozco que este es el típico propósito anual, cuidemos nuestra salud.

2- Otro tópico, pero la segunda enseñanza del año pasado fue al corazón. Cuando parece que todo tenga que ir bien, resulta que va mal. Que inevitablemente no puedes controlar todo. Que las cosas llevan su tiempo. Y que no, darlings, que el amor como la energía, no se crea ni se destruye, solo se transforma (y a veces por el camino duele). Pero eso sí, he aprendido que está en tu mano saber cómo transformarlo hacia algo mucho mejor.

3- Algo que me está siendo muy útil: cómo desarrollar una paciencia infinita sin perder el equilibrio mental. Tengo material para un libro entero titulado “Master en Paciencia by la Stream”. Qué tortazos me he llevado hasta aprender a tener paciencia. Ya está. Ya pasó. Graduada summa cum laude.

4- Depende de la época, incluso en 2018 sentiremos a nuestro ladito la jodida ansiedad. Pero os diré que tiene truco: hay que llamarla por su nombre, saludarla, y dejarla ir. Esto es oro a nivel de sabiduría. Me siento orgullosa de saber cómo controlarla. Prometo compartir todos mis conocimientos algún día. Pero sí, es el primer paso para gestionar el estrés emocional.

5- Otra cosa que hay que tener en cuenta es que las apariencias engañan. Sí claro, ¿a que ya lo sabíais? Sí, yo también. Pero no lo tenía interiorizado hasta que vi la realidad: hay mucha gente a mi alrededor pasando malas rachas. Mucha. Y pocos, muy pocos tienen el coraje de decirlo.  Es un “si no lo digo no existe”. Hasta que yo no he dicho “estoy en la mierda” no he sabido cuánta gente estaba mucho peor que yo. Y es una pena, pero bueno. Cada uno lucha sus batallas de la forma que cree conveniente. Yo, desde luego, necesito a mi gente.

6- Viajar abre la mente hasta tal punto, que he aprendido que París me gusta casi, casi tanto como Nueva York. Que adoro perderme por sus calles, comer des galettes y, ojo apuntad, “Merveilleux de Fred“. Este postre pasa a ser uno de mis preferidos. ¡¡Y 2018 viene cargadito de viajes!! Alemania, Francia, Abu Dhabi, Marruecos están ya confirmados. Os contaré por mis stories

7- Importante también retener que las penas con cava y con amigos, son menos penas. Que a mi alrededor hay personas maravillosas con las que siempre podré contar. Personas de las que aprender, a las que escuchar. Personas a las que agradecer siempre esos momentos de risas que actúan de salvavidas y que crecerán este 2018.

8- Octava lección del año pasado: ser rubia está bien. Pero ser lo que eres, una morena de toda la vida, está mucho mejor. Esto no descarta que vuelva a ser lo que me de la gana ser, of course.

 

9- Siempre he tenido razón: el karma existe. Este año lo voy a comprobar todavía más y ya no tengo ninguna duda.

10- Todas las lecciones aprendidas en 2017 son importantes, pero si tengo que elegir una es que me quedan tantas cosas por aprender, tantos lugares por descubrir y tantos buenos momentos por venir, que es normal sentir miedo, ansiedad, tristeza y hay que saber aceptar esos sentimientos.

Nos hemos reído, también hemos llorado, hemos compartido momentos geniales y las ganas de seguir llenando las líneas de la vida no se acaban nunca.

La última cosa a tener en cuenta este año es que planificar todo esto está genial, pero el arte de la improvisación aporta mucha más pasión. Y oye, a lo de caer y levantarse ya le vamos pillando el truco 🙂

Besicos!

Si hay algo que me encanta es hacer listas: de propósitos, de cosas que me quedan por hacer, de viajes próximos, de regalos… Listas para todo.

Quizás estéis esperando a que la Navidad pase lo más rápido posible, o quizás como yo, tengáis ganas de encender todas las noches la luces y las velas y poneros un gorro de Santa Claus.

Seáis del bando “Grinch” o del de “Love Actually” en algún momento os resultará util esta lista de regalos con grandes influencias francesas. Es lo que tiene haber recorrido “La France” todo este año…

1- Broche bordado a mano de Macon et Lesquoy

Descubrí esta marca en Le Marais, el barrio parisino que me enamoró.
Son auténticas joyas que decorarán bolsos, chaquetas o camisetas dando el toque personal a cualquier look. Difícil elegir uno. Desde 20 €.

2- Pañuelo seda.

Si hay que elegir entre un clásico, que sea un carré de Hermés. Pero Gucci y Dior tienen también opciones ideales. Desde 160 €.

3- Porta anillos de cerámica.

En Etsy puedes encontrar maravillas como estas figuras para dejar los anillos. ¿A quién no le pueden gustar? Desde 60 €.

4- Curso de costura (o en su defecto la máquina de coser).

Para personas creativas y con espíritu soñador, un curso de iniciación a la costura será un gran descubrimiento para un mundo maravilloso que necesita de manos delicadas. La otra opción es la máquina de coser.

5- Joyas de Suárez.

La colección Orión es lo más bonito que he visto en joyería. Delicadas y diferentes, ideales para un capricho. Desde 450 €.

6- Cualquier cosa de Lucía Be.

Esta emprendedora con estilo propio tiene en su tienda online maravillas como la camiseta “megde” (cuánta veces lo habremos dicho este año) o el “je suis bonica”. Cuesta elegir…

7- Bolso de Sézane.

Elegir un bolso puede ser de las cosas más difíciles. Con esta marca francesa el acierto es seguro. Clásicos con estilo renovado y acabados de lujo. Desde 195 €.

8- Body de intimissimi.

Regalar lencería parece que está demodé, pero nada más lejos de la realidad. Los bodies de esta firma son cómodos, de buena calidad e ideales para sentirse poderosa por dentro y por fuera.

9- Ropa de Merci

Otra tienda de París que me conquistó. Ya sabemos dónde compran las parisinas, sin lugar a dudas.

10- Suscripción a gambettes box

Si creías haberlo visto todo en cuanto a suscripciones, te presento esta idea para que cada mes recibas varios modelos de medias, todo muy french style. Cualquier chica la necesita en su vida.

 

Yo tenía un blog. Se llamaba El blog de Cruella. Escribía cada 2-3 semanas sobre lo que me apetecía, cuando me daba la gana. Incluso tenía gente que me leía.

Sí. Esa era yo antes de 2017. Ahora no sé cómo llamar a esto… Pero ya acaba este año. Y como siempre, es momento de hacer balance . O mejor, lo dejamos para más adelante… o para nunca, ¡qué carajo! (no diría “carajo” jamás en mi vida real. Lo cambiaría por “cojones” seguro, pero Dior + “cojones” en el mismo post no sé si pega…).

Otra cosa no, pero si este año se ha caracterizado por algo, ha sido por dejarme con la boca abierta muuuuchas veces.

Algunas para mal, la vida no es instagrameable el 100% de las veces. Pero este post va sobre el momento que más boquiabierta me ha dejado.

32 años sin pisar París, y en un año 3 veces. Y qué tres veces… Entré al museo de les arts decoratifs de París por los pelos. Estaban cerrándolo para un acto privado. Prometí darme prisa en un francés mediocre. Y el interior…

Lo que encontré fue el sueño de cualquier amante de la moda: “Christian Dior, couturier du rêve”. El sueño de Christian Dior, y de todos los diseñadores de la marca. Mi sueño.

Unos visuales increíbles para contar la historia de la Maison Dior, que desde su creador, pasando por Yves Saint Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferré, John Galliano o Raf Simons, ha llegado hasta nuestros días para ensalzar a Maria Grazia Chiuri, la romana que tiene al mundo entero en su bolsillo con su revolución feminista.

Dicen que son 300 vestidos los que componen la exposición. De verdad os digo, que no se puede dejar de mirar a todos y cada uno de ellos.

Pero si en algún lugar pensé que estaba en un sueño, fue en la sala de patrones…

La exposición está hasta el 7 de enero y sin duda merece muchísimo la pena volar a la ciudad de la luz solo para meterse en este sueño.

Sin dudas ese fue uno de los mejores momentos del año. Los demás… quizás los cuente más adelante. Porque yo era blogger… pero nunca se sabe.

¡Besicos!

Agujas

0
8 octubre, 2017 // Pure Fashion

Cuidado: otoño.

Eso debería de advertir esta estación recién inaugurada que ilumina de rojo los bosques y trastoca la cabecita loca de muchas personas de mi alrededor. Incluida yo, claro está.

La oscuridad que amenaza los amaneceres más tardíos cada día, pincha como agujas en el alma, pero produce a la vez una satisfacción de despedida de tantas cosas que se van con el verano…

Y ahí está la moda para reconfortar, para abrigarnos del cierzo que se levanta en la ciudad, aunque este año esté respetando hasta los pilares.

(Fotos by @alicellamas )

Melancólica, introspectiva y un poco oscura como los cuadros del genio aragonés Goya, la colección de Víctor Moreno encandiló al jurado y al público asistente al I concurso de diseñadores de moda ‘Aguja Goyesca’.

El título “Inside Goya” ya sugería que los cuatro modelos que presentó al concurso iban a ser cuanto menos dramáticos.

En la categoría profesional los ganadores fueron Iván Royo y Nacho Lamar con la colección Goyarte.

En un marco incomparable con el Pilar presidiendo, El Corte Inglés junto a la Cámara de Comercio organizaron este desfile de talento de la costura aragonesa que agradecemos infinitamente los que amamos la moda.

Una “mini-fashion week” que duró apenas un par de horas. Algo es algo.

No será por falta de talento de la tierra, porque últimamente estoy viendo a los futuros Pertegaz colgando sus diseños en Instagram y eso sí que me reconforta de verdad. Es un mundo difícil, a veces incluso cruel, pero la moda es un arte que levanta pasiones así que ojalá las agujas sigan haciendo su trabajo, ajustando los talles, sujetando los bajos…

Nunca está de más que de vez en cuando nos pinchen y nos hagan reaccionar para despertar del letargo otoñal ¿no?

Besicos!

¿Cuántos artículos sobre nuevos propósitos, nuevos comienzos, septiembres agónicos de depresiones post-vacacionales habéis leído ya?

¿Cuántas vueltas al cole, “here,again”, hoy comenzamos, “volvemos con las pilas cargadas” y otros tópicos han aparecido estos días en vuestras redes sociales?

Es que septiembre es un mes maravilloso para, yo que soy una experta, comenzar de nuevo con esos planes que tenemos en la mente para olvidarlos en poco más de un mes. Cuando en Zaragoza llega el Pilar, los gimnasios se vacían y no se vuelven a llenar hasta enero.

Lo mismo ocurre con otros muchos propósitos que se nos van quedando por el camino.
Es por eso que lo que a mí solo me vale lo que hago realmente, lo que vivo. El 80% de las cosas que tengo en la mente vuelan, se van, vuelven dependiendo del día… Así que necesito tener lo tangible cerca, apuntadico en la agenda para que no se me olvide nada.

Desde luego septiembre tiene la agenda completa:

  •  Las semanas de la moda y los Salones Internacionales. Este fin de semana ha sido MoMAD, que cada vez hace más incidencia en la moda sostenible y poco a poco va aumentando sus cifras tras los años de crisis.  Del 7 al 13 New York fashion week que lleva unos años dando tumbos hacia no se sabe muy bien qué dirección. Así, el resto de las capitales de la moda nos irán dando a conocer por dónde se moverá el mundo al año que viene.
  • Quedadas de #UnidadSinMóvil . Una propuesta de Yolanda Gil y Carlos Mariñosa que nos reunieron a unas cuantas mentes inquietas en un lugar increíble para charlar sobre creatividad, ideas, evolución de la ciudad… Todo ello sin tocar el móvil, claro.Comenzó el pasado miércoles, pero cada dos semanas habrá una nueva quedada.
  • Telva Shopping Xperience en Zaragoza. Se anuncia como un gran evento de la mano de la Revista TELVA,que tendrá lugar el día 21 de Septiembre, en el mismo centro de Zaragoza. Todo lo que sea fiesta+moda+Zaragoza es bienvenido.
  • Zumos para una mañana de sábado. Ya van dos y la cosa va a continuar para que toda la ciudad conozca los nuevos productos de Kachonwaa. A las 12:00, en la plaza San Felipe, se pueden degustar su Tizanas healthy de frutas para ayudar con la operación detox.
  • Viajes de fin de semana. Hay muchas propuestas para no olvidar que el verano no acaba hasta final de mes. Escapadas a los Pirineos, al Monasterio de Piedra, el Matarraña… Paraísos cercanos que conocer en un día o dos.

Desde luego con tanto plan sí que ya no quedan días de verano… libres.

¡A disfrutar!

¡Vivan las cookies!

Sí, esta web utiliza cookies para mejorar. Si continúas navegando significa que estás de acuerdo y aceptas nuestra política de cookies, ¡Gracias!.

ACEPTAR
Aviso de cookies