Nunca jamás no existe

0
5 octubre, 2018 // Me, myself and I

En lugares en los que nunca jamás me habría querido encontrar.  Con sentimientos que en mi vida me habría imaginado sentir. Con la cabeza en ebullición, con la pulsera VIP en viajes para la montaña rusa de sentimientos o montada en unicornios desbocados recorriendo el arco iris.

Este es el resumen de mis últimos meses.

Olvidándome del blog por completo, he estado recomponiendo un poquito mi vida. Arropada por los mejores. LOS MEJORES, de verdad. Os puedo asegurar que la paradoja de sentirse tan querida por los amigos, a veces te hace llorar de alegría entre otro tipo de lágrimas y eso confunde un poco, pero se siente taaan bien. No sé si me explico…

Y así pasó el verano, entre playas maravillosas, terrazas con litros de cerveza, fondos marinos inolvidables, tirolinas gigantes y lluvias de estrellas que no caían. Pasó hasta septiembre, el mes de los comienzos… Pero tampoco comenzó nada.

Foto  Felix Lammers

Y aquí estamos, octubre. Las semanas de la moda acabaron y todo parece dispuesto a prepararse para el frío, para el final del año.

Sacaremos la balanza, volveremos a poner nuestros sentimientos a un lado y a otro y recorreremos de nuevo los caminos que juramos no volver a caminar nunca jamás. Hablo en plural. Soy geminis y hablo contínuamente con mis dos lados.

Porque nunca jamás no existe cuando se trata de vivir. Y eso querid@s, es lo que mejor se nos da.

¿Comezamos de nuevo?

(Nunca jamás podré agradecer tanto cariño de mis paracaídas. Os quiero.)

 

Deja un comentario

¡Vivan las cookies!

Sí, esta web utiliza cookies para mejorar. Si continúas navegando significa que estás de acuerdo y aceptas nuestra política de cookies, ¡Gracias!.

ACEPTAR
Aviso de cookies